El filo de la navaja - Somerset Maugham

Publicado originalmente en "La antigua Biblos". Aquí tienes el enlace. 


Maugham aparece en el libro como un personaje más, que conoce al protagonista y cuenta lo que pasa desde su punto de vista. Ese artificio dota a la narración de un halo de verosimilitud muy conseguido y hace que parezca más real, más natural porque carece de explicaciones y largos diálogos; más bien lo que pasa dentro de los personajes se insinua a partir de sus actos y de los diálogos que mantienen.
Ese estilo indirecto se presta muy bien al desarrollo del tema central del libro: la aventura de alguien que se replantea toda su vida, quién es, de dónde viene y adónde va, que echa a andar sobre el filo de la navaja y se plantea el viejo dilema: ser o no ser. Por otro lado, se nota que el autor es un escritor hecho y derecho, con mucho oficio y una redacción depurada, no muy llamativa, pero bien engrasada, eficiente y bella.
Hay al menos dos películas basadas en esta novela, la estupenda versión de 1946 dirigida por Edmund Goulding y protagonizada por Tyrone Power y Gene Tierney, que están espléndidos, y la de 1984, dirigida por John Byrum, con Bill Murray y Theresa Russell, que la verdad, no he visto.

Tyrone Power y Gene Tierney

Un libro muy interesante, lleno de matices y rico en sugerencias, un superventas del siglo pasado, un libro potente y seductor que atrapa al lector, moderno, con un estilo elegante e indirecto que hará las delicias de los grandes lectores. Muy recomendable.

Se puede decir que de alguna manera fué hijo de una enfermedad, porque su madre era tuberculosa y entonces se recomendaba a esas enfermas tener hijos como alivio a su dolencia. El método no surtió efecto y su madre murió cuando él tenía seis años. El pequeño William se quedó tan traumatizado que conservaría toda su vida una foto de su madre en la mesilla de noche.

Es otro caso de médico que llega a escritor de éxito, situación que se dió bastante en el siglo XX. Siendo estudiante, adquirió la costumbre de escribir sus experiencias en un diario, costumbre que luego se transformó en anotar borradores de historias y luego novelas completas. A los pocos años comenzó a publicar novelas de cierto éxito y en 1915 dió la campanada con la undécima que publicó: «Servidumbre humana».


Escribió más de cien relatos, veintiuna novelas y unos cuantos libros variados, obras de teatro, biografía, libros de viajes...A mí me parece un excelente escritor, de los que va adquiriendo experiencia a lo largo de su vida y la utiliza como material en sus libros.