"La rama dorada", de J.G. Frazer



"OK. El libro es un clásico. Y Frazer, el autor, un notable erudito. El libro del que estamos hablando, "Un estudio sobre magia y religión", en la versión que conocemos "el gran público", es una versión muy resumida de los doce tomos que contenía la 2da versión, 
Pero lo siento: no puedo evitar sentirme incómodo ante la naturaleza de algunas erudiciones. Y la verdad es que leyendo a Frazier tengo la impresión de estar leyendo un inmenso catálogo de desatinos. Muchos de ellos realmente interesantes. "Pintorescos", si se me permite la ligereza sin calificarla de falta de respeto. Pero es que son tantos, tan seguidos, tan parecidos unos a otros (eso, en la "versión resumida"). 

Realmente creo que “La rama dorada”, para cualquier que no sea un antropólogo, hay que leerlo poquito a poco. Dos o tres páginas… y luego esperar una semana. Dos o tres páginas…
Realmente, creo que "La rama dorada", para cualquiera que no sea un antropológo, hay que leerlo poquito a poco. Dos o tres páginas... y luego esperar una semana.
Desde luego, los objetivos que se trazó Frazer con el obra son tremendamente ambiciosos. Procuraba definir los elementos comunes de las creencias religiosas, que van desde los antiguos sistemas de creencias a las religiones "relativamente modernas" como el cristianismo. Al escribir este libro, Frazer partía desde la tesis de que las antiguas religiones eran cultos de fertilidad que ocurrían alrededor del culto y sacrificio periódico, de un rey sagrado. Algo como lo que describe Marion Zimmer Bradley en su brillante "Las nieblas de Avalon". Este rey era la reencarnación de un dios que moría y revivía, una deidad solar que llevaba a cabo un matrimonio místico con la diosa de la Tierra, que moría en la cosecha y se reencarnaba en la primavera. La tesis de Frazer es que "todas" las religiones primitivas tienen características en común, por lo que la justificación de los principios de determinadas costumbres mágicas o religiosas servirán igualmente para la comprensión del origen y significado de otras formas religiosas análogas.
Por supuesto, mis conocimientos de antropología religiosa no bastan, ni mucho menos, para aceptar o refutar esas tesis. Pero francamente no comprendo la relativa "popularidad" de esta obra, extremadamente difícil de leer para todo aquel que no sea un erudito.