"Lamentaciones de un prepucio" de Shalom Auslander.


Remarcablemente lúcido. Este libro es una lectura casi obligatoria para todos aquellos para quienes le interese el tema de un Dios personal, a quienes lo hayan vivido en carne propia, a quienes hayan sufrido -sin abandonar el sentido del humor, al amor a la vida y muchas veces sin perder la fé-, las mil y un alienaciones impuestas por nuestras respectivas religiones. "Cada paja adolescente, recuerda Shalom apesadumbrado, suponía un asesinato en masa de tantos millones de espermatozoides como tres holocaustos”… ¿Podrías mejorar eso? Aunque parezca paradójico, estoy convencido de que todos podremos identificarnos con los problemas religiosos de este fervoroso judío. Es una lectura... inevitable.