Juego de Rol


Mi primera novela de Ciencia-Ficción... cuando la termine.

El gran Arthur C. Clarke afirma que "cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia". Apoyándome en esa idea, nuestros personajes reciben una serie de "artefactos mágicos". Producto de la más alta tecnología, sí. Pero magia para nosotros, sin duda alguna. Porque no tenemos ninguna posibilidad de explicar el funcionamiento, la mecánica exacta de los milagros que producen.

Y así equipados, amén de las dosis habituales de prejuicios, convicciones ideológicas, opiniones políticas, etc., nuestros personajes se lanzan a arreglar al mundo.